URGENCIAS 24h 640 37 79 85

El gecko como mascota

El gecko pertenece a la familia de los lagartos y está considerado como uno de los reptiles más fáciles de cuidar, lo que lo convierte en una mascota idónea si nunca has tenido un reptil en tu hogar con anterioridad.

Pueden convertirse en mascotas muy amigables, no son nada agresivos, no requieren de mucho espacio para estar cómodos y además pueden llegar a vivir hasta 20 años, lo que los convierte en unos perfectos compañeros de vida.

Los geckos no son animales sociables entre ellos, forzarles a compartir un espacio reducido con otros geckos o reptiles podría ocasionarles estrés y malestar, e incluso podrían llegar a enfermar.

A la hora de manipular a un gecko es muy importante tener una buena higiene en nuestras manos previa y posterior al contacto con el animal, pues son sensibles a contraer enfermedades de carácter bacteriano y también pueden trasmitir enfermedades a lo humanos.
Los geckos leopardo son los más populares por su aspecto y colores llamativos.

Qué debes saber sobre los geckos

  • Los geckos tienen muy buena visión nocturna y carecen de párpados en los ojos por lo que utilizan su propia lengua para mantener la higiene ocular.
  • Estos pequeños reptiles mudan su piel una vez al mes aproximadamente, hay que tener especial cuidado con los restos de piel antigua que puedan quedarse adheridos al gecko ya que podrían ocasionar infecciones. Hay que retirarlos siempre con mucho cuidado.
  • Los geckos son famosos por su extraordinaria capacidad para escalar paredes, atravesar techos e incluso colgarse boca abajo de materiales aparentemente lisos como el vidrio.
  • Sus sorprendentes habilidades de escalada han sido durante mucho tiempo una fuente de fascinación para los científicos, e incluso han llevado a la invención de una cinta adhesiva que imita las propiedades de sus almohadillas de las patas, las cuales tienen una gran capacidad de pegarse y despegarse fácilmente.

Estudios recientes has determinado que a medida que aumenta el tamaño del cuerpo del gecko, los tendones, la piel, el tejido conectivo y los pequeños pelos (conocidos como setas) se vuelven más rígidos, lo que hace que las patas y los pies de los animales más grandes sean mucho más rígidos que los de los geckos más pequeños.

La Reproducción de los Geckos

En cuanto a la reproducción de estos bonitos compañeros, los geckos leopardo generalmente alcanzan la madurez sexual una vez que los machos pesan unos 40 gramos, y las hembras entre 45 y 50 gramos, lo que suele ser cuando tienen un año de edad.

La mayoría de los geckos son ovíparos, lo que significa que se reproducen poniendo huevos.

¿Cuántos huevos ponen las hembras de Gecko?

Las hembras generalmente ponen uno o dos huevos en cada nidada.

¿Cuántas veces se reproducen al año?

La mayoría de las especies se reproducen una vez al año, aunque algunas como el leopardo o el «gecko tokay» pueden producir de cuatro a seis nidadas por año.

Los huevos de Gecko

Las hembras depositan sus huevos en lugares protegidos debajo de rocas, troncos o corteza de árbol. Los huevos son blancos, pegajosos y tienen la cáscara blanda y flexible al principio endureciéndose rápidamente una vez que están expuestos al aire.

Incubación

Dependiendo de la especie, los huevos se incuban durante 30 a 80 días antes de que emerjan los geckos bebés completamente formados.

Reproducción sin Aparearse

El fenómeno de la partenogénesis permite que los geckos hembra se reproduzcan sin aparearse. Los geckos partenogenéticos son líneas completamente femeninas que se reproducen clonalmente, lo que significa que todos los descendientes son duplicados genéticos de su madre.

Se cree que estas especies evolucionaron cuando dos especies diferentes se hibridaron (cruzaron). Dos ejemplos de geckos partenogenéticos son el gecko de luto y el gecko australiano de Bynoe.

Una vez las crías de gecko nacen, son completamente independientes y los adultos no tienen que brindar ningún acompañamiento o cuidado a sus crías.

Alimentación de los geckos

Una de las cosas que hace que el cuidado de los geckos leopardo sea tan sencillo es que, como insectívoros, tienen una dieta muy simple, lo que significa que pueden basar toda su dieta en una selección de tenebrios, grillos vivos, gusanos y cucarachas. También es muy importante que siempre tengan agua fresca para mantenerse hidratados.

Obesidad y Deshidratación

La obesidad y la deshidratación deben controlarse mucho en los geckos. Algunos signos de alarma que nos avisan de que algo no va bien en este aspecto, pueden ser una cola más ancha que el resto de su cuerpo o un cambio en la coloración de la piel.

En estos casos, o si se observa cualquier otro cambio o anomalía, se recomienda acudir al veterinario lo antes posible.

Suplementos Vitamínicos en Geckos Domésticos

Para los geckos domésticos o criados en cautiverio se recomienda también complementar su dieta algún suplemento vitamínico y mineral.

Preparación de un terrario para geckos

Para darle a tu gecko el hogar que necesitan, debes conseguirles un terrario que tenga muchos lugares para esconderse, así como adornos para mantenerlos ocupados y elementos que les permitan trepar.

Los geckos leopardo son crepusculares, lo que significa que son más activos al amanecer y al anochecer.

  • Humedad

Una de las áreas del terrario deberá estar húmeda para ayudar al reptil a deshacerse de su piel cundo la esté mudando.

  • Calor

Los geckos son animales de sangre fría, lo que significa que la temperatura de su cuerpo se regula con la temperatura del ambiente, por ello necesitan de terrarios climatizados o rocas térmicas que mantengan una temperatura más cálida por las noches. La humedad también debe de regularse siendo lo idóneo entre un 20% y un 30%.

  • Luz

La luz es otro de los factores que debe ser controlado a la hora de cuidar de un gecko, necesitan una exposición regular a la luz solar y también iluminación artificial con lámparas de vapor de mercurio o similares.

  • Higiene

La buena higiene de los terrarios es muy importante, ya que los geckos son muy propensos a contraer enfermedades, es necesario limpiar el terrario con agua tibia y jabón una vez a la semana.

El sustrato que se debe utilizar ha de ser de arena desértica (en polvo o láminas), no pueden utilizarse virutas de madera o arena de otros tipos.