URGENCIAS 24h 640 37 79 85

¿Qué es la Leishmaniosis?

La Leishmaniosis es una infección causada por un parásito protozoario (Leishmania infantum) que afecta a perros, gatos y roedores en muchas partes del mundo, aunque más comúnmente se da en las zonas rurales. Esta infección afecta por igual a todas las razas de animales, aunque se observa más incidencia en las razas de tamaño grande y gigante. El parásito es transmitido por la picadura de un tipo mosquito, que en el caso de España es el flebotomo o mosca de arena (Phlebotomus perniciosu), y abunda en la cuenca mediterránea. La Leishmaniosis puede causar uno o dos tipos de infecciones, cutánea y visceral u orgánica. El periodo de incubación de la Leishmaniosis puede durar entre tres meses y varios años.

¿Cómo se puede prevenir?

Es recomendable efectuar revisiones anuales en su veterinario por si el animal pudiese presentar algún primer síntoma de alarma detectable por el especialista. También se aconseja realizar un test serológico después de la temporada de más alta actividad del mosquito (mediados-finales de octubre).

Para evitar las picaduras de mosquito existen repelentes específicos como pipetas y collares. En las áreas donde hay más presencia del tipo de mosquito que contagia la Leishmaniosis, se ha demostrado que estos repelentes usados por los perros tienen una efectividad de del 95%. El mosquito es más activo al anochecer y al amanecer, así que mantener a los perros adentro de casa durante esos momentos pico ayudará a minimizar la exposición al contagio.

En cuanto a las vacunas que previenen la Leishmaniosis, desafortunadamente, no hay una respuesta única para la prevención total de la infección, ni una vacuna que proteja contra todas variantes del parásito al 100%. Se han identificado diferentes factores de virulencia para distintas especies de Leishmania, y existen profundas diferencias en los mecanismos inmunes que median en la susceptibilidad / resistencia a la infección y en la patología asociada con la enfermedad.

Actualmente existen dos vacunas creadas para la Leishmaniosis con dos principios activos distintos:

  1. Canileish, de laboratorios Virbac actúa inoculando una parte proteica del parásito y requiere de tres dosis iniciales más una anual de recuerdo.
  2. Letifend, de laboratorios Leti actúa inoculando una proteína recombinante creada artificialmente con ingeniería genética y requiere de una dosis inicial más una anual de recuerdo.

Además de las vacunas, podemos disminuir notablemente la gravedad de posibles infecciones, mejorando el sistema inmunitario de nuestra mascota, ya que esta enfermedad afecta más fuertemente a animales inmunodeprimidos. Existe en el mercado un jarabe llamado Leisguard que logra estimular las defensas celulares y reforzar el sistema inmunitario de nuestra mascota, y así ayudarle a luchar contra el parásito más efectivamente en caso de infección.

¿Cuáles son los signos clínicos de la Leishmaniosis?

Prácticamente todos los perros desarrollan la enfermedad con afectación visceral y el noventa por ciento de ellos también suele tener afectación cutánea. Los signos clínicos asociados con la forma visceral incluyen fiebre, anorexia (falta de apetito), debilidad, incapacidad de actividad física, pérdida de peso severa, diarrea, vómitos, sangrado de la nariz y sangre en las heces (generalmente se ven como heces oscuras).

Alrededor de un tercio de los perros desarrollará ganglios linfáticos inflamados y un incremento del tamaño del bazo, y suele derivar en una insuficiencia renal. En algunos casos también se puede observar dolor muscular, inflamación articular e hinchazón de los testículos. Los signos clínicos de la forma cutánea más comúnmente incluyen engrosamiento y endurecimiento de los tejidos en el hocico y las almohadillas de los pies.

  • En perros

Muchos perros perderán el pigmento o la coloración oscura de estos tejidos a medida que avanza la enfermedad. Se pueden formar nódulos o bultos duros en la piel y el pelaje a menudo se ve quebradizo con áreas de pérdida de cabello.

  • En gatos

En los gatos, sin embargo, la afectación solo cutánea suele ser la más común, normalmente aparece en forma de dermatitis nodular, sobre todo en la zona de la cabeza y en las patas; o también en formas oculares, afectando a los ojos en forma de conjuntivitis o queralitis entre otras.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

La Leishmaniosis se diagnostica normalmente mediante un test serológico (análisis de sangre) aunque este método no es fiable para las fases más tempranas de la enfermedad pues el nivel de anticuerpos puede ser demasiado bajo e indetectable en el periodo de incubación. También pueden realizarse análisis de junto con biopsias de tejido. Ocasionalmente, se puede detectar Leishmaniosis en aspirados de ganglios linfáticos o frotis de lesiones cutáneas también.

El PCR de sangre es la prueba de diagnóstico de Leishmaniosis más fiable, aunque no es del 100% porque los análisis de sangre generales pueden reflejar variaciones si se ven afectados órganos específicos y el coste de esta prueba es elevado. Otra de las pruebas más fiables es El examen parasitológico, que consiste en tomar una muestra de la médula ósea o tejido de los nódulos linfáticos. Pero su extracción es complicada y requiere de un equipamiento de laboratorio bastante completo.

¿Tiene cura la Leishmaniasis?

La leishmaniasis causa la muerte a la mayoría de los perros afectados por esta enfermedad que no reciban tratamiento y vigilancia posterior. Y aún accediendo a los tratamientos, únicamente se logra suprimir los síntomas y alargar la vida del animal. El diagnóstico temprano y el tratamiento especifico correcto para cada caso, reducen la prevalencia de la enfermedad pueden prevenir una discapacidad o la muerte aunque en muy pocas ocasiones se consigue eliminan el parásito por completo.

¿Cuál es el tratamiento para la Leishmaniosis o Leishmaniasis?

El tratamiento de la Leishmaniosis dependerá del nivel de anticuerpos detectado en el organismo del animal. Normalmente se utilizan para su tratamiento los Antimoniales de Meglumina, que actúan como parasiticida y logran evitar la multiplicación de las células, dificultando la reproducción del parásito. También se utilizan otros medicamentos alternativos como Aminosidina, Anfotericina B, Pentamidina, Miltefosina y Alopurinol .

Los tratamientos de soporte incluyen también líquidos intravenosos, dietas especiales y antibióticos, si las lesiones de la piel están infectadas. Las lesiones cutáneas se pueden extirpar quirúrgicamente.

 


Estos artículos seguro que también te interesan

Analisis Leishmaniasis en Palma

La Leishmaniosis en mascotas

¿Qué es la Leishmaniosis? La Leishmaniosis es una infección causada por un parásito protozoario (Leishmania infantum) que afecta a perros, ...
Leer Artículo
Salud dental en perros y gatos

Salud dental en perros y gatos

La salud dental de nuestras mascotas Es muy importante la limpieza bucal en perros y también en gatos si es ...
Leer Artículo
Obediencia y bienestar de las mascotas

¿OBEDIENCIA O BIENESTAR?

Obediencia o Bienestar en mascotas Muchas veces cometemos el error de pensar que tener una mascota es algo fácil. Cuando ...
Leer Artículo
colangiohepatitis en los perros

colangiohepatitis canina

colangiohepatitis en perros Si bien el complejo de colangiohepatitis es un síndrome clínico ampliamente reconocido en los gatos, la incidencia ...
Leer Artículo
Ansiedad de mascotas en fiestas navideñas

Ansiedad de las mascotas en época de fiestas

La ansiedad de los perros en época de fiestas. La ansiedad en la navidad y fin de año es un ...
Leer Artículo